20 de julio de 2011

0 Nikolay Rimski-Kórsakov (1844 - 1908)



Proveniente de una distinguida familia de militares y marinos, Nikolay Andréyevich Rimski-Kórsakov nació el 18 de Marzo de 1844 en Tijvin, Novgorod (Rusia) e ingresó a la Escuela de Cadetes Navales en 1856, no obstante haber demostrado aptitudes musicales desde niño. Durante los seis años que permaneció en la escuela continuó su contacto con la música, recibiendo lecciones de piano, asistiendo a la ópera y admirando crecientemente a la orquesta.

Esto se manifestó sobretodo después de escuchar en 1860 algunas sinfonías de Beethoven, así como partituras orquestales de Mendelssohn y de Glinka. Su último profesor de música, Theodore Canille, le adentró en el mundo de los compositores germanos, desde Bach a Schumann, además de mostrarle la música de Chopin y contactarle en 1861 con tres jóvenes rusos, Cui, Balakirev y Mussorgsky.

Balakirev se convirtió entonces en una influencia determinante e impulsó a Rimsky-Korsakov a concretar algunas composiciones, entre ellas una sinfonía, obra que no pudo concluir por tener que embarcarse en un viaje de instrucción por el mundo. Solamente tras su retorno en mayo de 1865 Nikolai completó la sinfonía y permitió que fuera estrenada en diciembre en la llamada Escuela Libre de Música, institución que Balakirev y su círculo habían fundado en San Petersburgo mientras Nikolai estaba de viaje. La sinfonía, que Cui aclamaría como “la primera sinfonía verdaderamente rusa”, fue revisada dos décadas después por el propio compositor, quien entonces la consideró escrita bajo una completa ignorancia de las técnicas.

Gracias a que sus deberes en la marina le ocupaban solamente parte del día, Rimsky-Korsakov tuvo tiempo para componer y también para cultivar una vida social dentro del círculo que incluía a Borodin, Dargomizhsky y la cantante Sofia Zotova. Para esta artista escribió las canciones Ops.2, 3 y 4, las que fueron seguidas por una nueva obra orquestal, la Obertura sobre Temas Rusos modelada según los ejemplos similares de Balakirev y que se estrenó en diciembre de 1866 en la Escuela Libre de Música.


Durante 1867 comenzó a componer una nueva sinfonía, una fantasía orquestal sobre temas serbios y un cuadro musical basado en la leyenda de Sadko, obra considerada como la primera de su tipo en Rusia. Impresionado por una visita de Berlioz a Rusia a fines de 1867, y durante la cual dirigió la Sinfonía Fantástica y Haroldo en Italia, Nikolai inició la creación de una sinfonía programática basada en un cuento oriental de Osip Senkovsky.

La obra se tituló Antar y, como tantas otras del período, fue reorquestada y drásticamente revisada en años posteriores. Antar consagra la fascinación por Oriente que Rimsky-Korsakov compartió con el Grupo de los Cinco. A la vez, recoge el principio cíclico de las obras de Berlioz y la transformación temática de Liszt, claro que el resultado, como reconocería el propio Nikolai hacia el final de su vida, quedó más parecido a una suite o poema tonal que a una sinfonía. Por lo mismo, la edición definitiva de la obra lleva como título Suite Sinfónica.

Tras completar la primera versión de Antar, Rimsky-Korsakov comenzó a componer la ópera La Dama de Pskov basado en un drama histórico de Lev Mey. Al poco tiempo Musorgsky iniciaba Boris Godunov, y durante el invierno de 1871 a  1872, ambos compartieron una habitación y trabajaron en sus óperas en el mismo escritorio y piano, uno en la mañana y el otro por la tarde.

Ese mismo año, y a pesar de una sorprendente ignorancia de técnicas elementales, Nikolai aceptó un cargo en el Conservatorio de San Petersburgo como profesor de composición práctica e instrumentación. Y en diciembre se comprometió con Nadezhda Purgold, una dotada pianista cuya enseñanza musical era mucho más completa y que, eventualmente, sería la responsable de todos los arreglos para piano que se publicaron no sólo de su marido, sino también de algunos colegas. Incluso su influencia sobre Rimsky-Korsakov fue tanta como la de Clara sobre Robert Schumann.

Cuando fue nombrado profesor del Conservatorio en 1871, Rimsky-Korsakov carecía de un conocimiento cabal de las técnicas musicales más elementales. Según confesó en su autobiografía, en esa época ni siquiera podía armonizar decentemente un coral. Entendiendo que necesitaba manejar de manera más segura la armonía, el contrapunto y la orquestación, se abocó al estudio privado de tales materias y terminó por transformarse en el único músico realmente profesional del grupo que dominaba Balakirev.

Y como una forma de demostrar la adquisición de nuevas herramientas técnicas, compuso una tercera sinfonía preocupado principalmente de materias estructurales y del contrapunto. Esta versión original fue estrenada en 1874 y mientras Cui alabó esta nueva faceta de su colega, Tchaikovsky consideró que la obra sufría de exceso de técnica y carencia de calidad en las ideas, no obstante la excelente orquestación y las combinaciones armónicas. Estas críticas, unidas a la propia autocrítica del autor, llevaron a Nikolai a revisar y producir una segunda versión de la obra, la que fue completada en 1886.

Tras el estreno de La Dama de Pskov en el Teatro Mariinsky en enero de 1873, Rimsky-Korsakov aceptó un puesto creado especialmente para él por el Ministro de Marina, Inspector de Bandas Navales, lo que se tradujo en un período de inactividad creativa para dedicarse por completo al estudio práctico de los diversos instrumentos, su mecanismo y técnica. Además aprendió de manera autodidacta armonía y contrapunto.

A toda esta labor se sumó en 1875 la dirección de los conciertos de la Escuela Libre, una labor de recopilación de música folclórica rusa y una colaboración con Balakirev y Liadov en la edición de las óperas de Glinka. Un producto inmediato de este contacto con la música folclórica y la transparente orquestación de Glinka, fue el reencuentro de Rimsky-Korsakov con la creación, ya que comenzó a escribir una ópera armónica y orquestalmente modelada en el estilo de Glinka.

Esta obra fue Noche de Mayo, se basó en una historia corta de Gogol sobre la vida campesina en Ucrania, que Musorgsky y Tchaikovsky ya habían empleado, y fue el primer ensayo en revelar a Nikolai que la mezcla de lo cómico y lo fantástico era el mejor camino para lograr éxito. La partitura completa fue escrita en ocho meses y se produjo en el Mariinsky en enero de 1880 con la voz de Fyodor Stravinsky como protagonista.

Inmediatamente después de producida La Noche de Mayo, Rimsky-Korsakov comenzó a trabajar en otra ópera, La Doncella de Nieve, que basó en la misma obra de Ostrovsky para la cual Tchaikovsky había escrito música incidental. Ostrovsky otorgó el permiso para adaptar el libreto y la ópera quedó lista en abril de 1881, siendo estrenada en febrero de 1882.

Después de completar la ópera La Doncella de Nieve, Rimsky-Korsakov dejó de componer por dos años. Mussorgsky falleció en marzo de 1881 y Nikolai se propuso la colosal labor de poner en orden los manuscritos de su amigo y así prepararlos para ser publicados. Esta labor se tradujo en la “corrección” de los que, según él, eran errores técnicos de Mussorgsky, así como una “mejora” en las melodías y la escritura de las partes. Otras actividades que le quitaron tiempo para componer fueron la dirección de la Escuela Libre de Música y la asistencia a Balakirev en la dirección musical de la capilla imperial, dos actividades que además le adentraron en otro círculo social. Aquí conoció a Mitrofan Petrovich Belyayev, un músico amateur que gustaba de realizar veladas dedicadas a música de cámara junto a sus amigos.

Belyayev comenzó a costear la publicación de muchas partituras y pronto financió una serie de conciertos de música sinfónica rusa, ambas actividades bajo el consejo musical de Rimsky-Korsakov. Y a pesar de realizar tantas tareas, Nikolai no dudó en completar y orquestar la ópera El Príncipe Igor que quedó inconclusa con la muerte de Borodin en febrero de 1877, claro que esta vez fue asistido por Glazunov. Teniendo escaso tiempo para componer, no fue extraño que durante la década de 1880 no surgieran nuevas obras de la pluma de Rimsky-Korsakov.

La excepción la marcaron un concierto para piano, revisiones de las sinfonías y un poco de música litúrgica. Solamente en 1886 apareció una partitura nueva, la Fantasía sobre temas rusos para violín y orquesta, que fue acompañada un año más tarde por otra fantasía, esta vez puramente orquestal y basada en temas españoles.

El virtuosismo orquestal del Capricho Español fue seguido por dos obras del mismo tipo, Scheherazade y La Gran Pascua Rusa, ambas escritas en el verano de 1888. El mismo compositor reconoció que estas obras cerraban un período creativo al final del cual la orquestación había obtenido un considerable grado de virtuosidad y brillantez sonora, sin caer bajo la influencia de Wagner y limitándose a la orquesta normal usada por Glinka. De hecho fueron sus últimas obras orquestales en esencia, ya que durante los últimos 20 años de su vida escribió solamente suites u otros tipos de arreglos de concierto de sus óperas.

El hecho que impulsó la decisión de dedicarse por completo a la composición de óperas fue la visita a San Petersburgo del Teatro Richard Wagner de Angelo Neumann, compañía itinerante que ofreció cuatro presentaciones de la tetralogía del Anillo durante marzo de 1889 bajo la dirección de Karl Muck. Nikolai asistió a todos los ensayos y quedó fascinado por el manejo orquestal de Wagner.

Justo después de esta experiencia se realizó un concierto para conmemorar el segundo aniversario de la muerte de Borodin. En esa ocasión se incluyó la contribución que Rimsky-Korsakov había hecho a Mlada, un proyecto escénico colectivo realizado alrededor de 1871 junto con Cui, Borodin y Mussorgsky. Esta interpretación inspiró a Nikolai la composición de una propia obra basada en la misma temática. La ópera, profundamente influida por el estilo orquestal de Wagner, quedó lista en 1891 y se estrenó sin mucho éxito en noviembre de 1892.

Este hecho le hizo reflexionar con pesar sobre su futuro como compositor escénico. La depresión se agudizó con las graves enfermedades que afectaron a su esposa y a uno de sus hijos, la muerte de su madre y la de su hijo menor, y el comienzo de la prolongada y eventualmente fatal enfermedad de otro hijo.

Entre 1891 y 1893 abandonó la música casi por completo, dejó de tocar piano y dirigir, interrumpió estudios sobre filosofía y estética, todo acompañado por alarmantes síntomas físicos que le llevaron a buscar ayuda médica. Sin embargo, un nuevo giro vino en diciembre de 1893, cuando la muerte de Tchaikovsky motivó a Rimsky-Korsakov aceptar dirigir un concierto con obras de su amigo.

Volvió a la composición con un tema que le atraía hacía mucho tiempo, una historia corta de Gogol llamada Vísperas de Navidad, y al poco tiempo pensó en otra ópera, Sadko, que basaría en material del poema sinfónico homónimo. Primero completó Vísperas de Navidad, cuyos esbozos quedaron listos en agosto, luego trabajó en Sadko durante el verano de 1895 y, plagado de nuevas ideas, escribió en octubre parte de otra ópera, El Barbero de Bagdad, que fue dejada de lado por los preparativos de Víspera de Navidad. Problemas con la autoridad le llevaron a no participar en la puesta en escena en diciembre, así que siguió trabajando en Sadko y completó la labor de revisar y ordenar Boris Godunov de Mussorgsky.

Una vez concluida Sadko surgieron otros problemas con el teatro imperial y fue gracias al empresario de ferrocarriles Savva Mamontov, patrono de la música, la pintura y el teatro, que pudo montar la obra en la llamada Opera Rusa Privada de Moscú con cantantes como Shalyapin y la soprano Nadezhda Zabela-Vrubel. El estreno se realizó en enero de 1898.

Mientras se solucionaban los problemas de producción, tanto de Vísperas de Navidad como de Sadko, Rimsky-Korsakov escribió no menos de cuarenta canciones, así como una ópera miniatura sobre la tragedia de Pushkin llamada Mozart y Salieri. Y después del estreno de Sadko a comienzos de 1898 surgieron de su pluma un prólogo para La Dama de Pskov y la ópera La Novia del Zar. Esta última, tal como Sadko, fue representada por la compañía de Mamontov en Moscú en 1899.

Entre las estrellas de esta compañía estaban el joven Fyodor Shaliapin y Nadezhda Zabela-Vrubel. Esta soprano de coloratura era muy admirada por el compositor y pensando en ella no sólo escribió La Novia del Zar, sino que concibió el rol de la Princesa Cisne de su siguiente ópera fantástica, el Cuento de Zar Saltán inspirada en una historia de Pushkin. La producción de esta ópera marcó el término de la relación de Rimsky-Korsakov con la Opera Privada de Moscú, ya que el nuevo director del Teatro Mariinsky abrió una vez más este escenario al compositor.

En 1901 se estrenó en este teatro Sadko y dos años después Pan Voyevoda, un extenso melodrama que recurrió a la música nacional polaca como un tributo a Chopin. Después de esta fallida experiencia, el autor retornó a su lado ruso más característico con La Leyenda de la Ciudad Invisible  de Kitezh. La música refleja la respuesta de Nikolai a las nuevas tendencias artísticas de la poesía simbolista y las visiones musicales apocalípticas de Scriabin, cuya última ópera pudo ver en escena.

Antes de terminar la partitura de Kitezh, Rimsky-Korsakov se vio envuelto en los eventos políticos de 1905. El descontento social que desembocó en el sangriento domingo del 22 de enero también se sintió en el conservatorio. Rimsky-Korsakov intentó calmar a los estudiantes pero apoyó la causa y en febrero envió una carta pública a la prensa demandando reformas políticas. La carta fue firmada por él y otros 25 músicos entre los cuales estaban Rachmaninov, Taneyev, Grechaninov y Shaliapin.

En abril, al ver que el conservatorio era vigilado por la policía, publicó una carta abierta al director, ayudó a los estudiantes que protestaban y lanzó un duro ataque a la elite que controlaba la institución. Ese mes fue despedido y, tras una presentación de su música que desembocó en una demostración política en apoyo suyo, sus obras fueron temporalmente prohibidas por la policía.

En el verano retornó a su hacienda campestre, continuó una autobiografía, comenzó un análisis temático de  La Doncella  de Nieve y escribió una parte considerable de su libro de orquestación. También pensó en dos proyectos operáticos, así como en organizar una escuela privada de música, pero el conservatorio fue reabierto con una constitución más libre, volvieron los profesores despedidos y Glazunov fue elegido director. En 1906 volvió a trabajar en Boris Godunov y en octubre comenzó a componer El Gallo de Oro basado en un cuento satírico de Pushkin.

La creación fue interrumpida por los ensayos de Kitezh, que se estrenó en febrero de 1907, y recién pudo completarla en septiembre. Sin embargo, el libreto fue censurado y los últimos tres o cuatro meses de la vida de Rimsky-Korsakov se vieron enturbiados por problemas con la autoridad censuradora. Un problema cardíaco le causaría la muerte el 21 de junio de 1908, mientras que El Gallo de Oro no se estrenó hasta octubre de 1909.


Fuentes Consultadas:



Enciclopedia Radio Beethoven

www.wikipedia.org

 

Equipo BMC Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates